revitaliza tus manos

revitaliza tus manos – testimonios

Testimonios de nuestro taller

Revitaliza tus manos

¡Gracias de antemano por tus palabras!

 

Explicando tu experiencia en el taller…

  • nos ayudas a mejorar nuestras propuestas,

  • ayudas a otras personas a descubrir si es el tipo de taller que están buscando,

  • y sobretodo colaboras en la recuperación del punto de vista del cuerpo en el cuidado de nuestra salud y en nuestra forma de vivir.

Queremos que estés bien.

 

Tere Puig

¿Qué te ha aportado el taller

«Revitaliza tus manos»?

¿Sentiste una diferencia antes y después del taller?

¿Piensas que valió la pena dedicar este tiempo al cuerpo?

 

2 Comentarios

  1. Ana Sesma Nuez

    Por supuesto, sentí la gran diferencia entre el antes y el después y entre la mano que trabajé (¡durante 3 horas!) y la que no. Lo hice así a propósito.
    Al terminar, la percepción fue: una mano amplia como la pata de una oca; la otra, pequeñita, encogida, agarrotada como la pata de una paloma (…de la plaza Cataluña!!! jajja)

    Me llamó mucho la atención cómo nada más comenzar, con el ejercicio inicial de escritura, rápidamente conecté con la emoción. La lágrima.
    La escritura cambió llamativamente: la cali-grafía, la presión del lápiz, la amplitud de las letras.

    Al inicio: «Mis manos son como sarmientos vivos y sensibles»
    Al terminar: «Mis manos son como el agua cálida».

    Ah! No mencioné que llevaba un par de meses con dolor en un lugar concreto de la mano derecha -que trabajé-. Me hice daño abriendo un bote y el fisio había hecho algo de trabajo en un par de sesiones. El dolor ha desaparecido.
    Tres horas de cuidado consciente.
    Sorprendente: tres horas dedicadas a una sola mano.

    Muchas gracias, Tere, por este trabajo sutil y profundo de auto-percepción, de auto-descubrimiento hondo.

    Gran abrazo!

    Responder
    • Ana Sesma Nuez

      Ahora que lo veo, igual me he enrollado un poquito.

      Sin embargo, me queda por decir que me llamó también la atención el diálogo final que sentí entre la mano que había recibido los cuidados y la cuidadora; en rol diferente del habitual. La mano «pasiva» cuidó de la habitualmente activa.

      Muy interesante también descubrir los diálogos internos entre partes diferentes de nuestro cuerpo.

      (Y prou!) 🙂

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

pensar con el cuerpo

¡Yo aun no he hecho

el taller!

Con la sensación dolorosa el cuerpo nos indica que hay algo que no está funcionando de manera óptima en el organismo, en cualquiera de sus dimensiones y entre todas ellas. Y a eso no hay que acostumbrarse. 

Es natural que la ciencia no haya podido descubrir y parametrizar todos los orígenes y desarrollos del dolor, somos extremadamente complejos y en relación con una realidad también compleja.

Pero eso no significa que no seamos capaces de comprender nuestro propio dolor, indagar y reflexionar sobre sus causas y posibles mejoras. Y esto, hecho en colaboración con profesionales de la salud, puede hacernos avanzar muchísimo hacia un real bienestar.

No hagamos que el dolor se normalice.

 

¡Compártelo

si estás de acuerdo!

 

Sígueme 
Horarios

Lunes a Viernes:  9 AM - 5 PM

Teléfono

+34 640 510 867

Dirección

Vilanova I La Geltrú
Barcelona, España