ciencia

Aprender anatomía por la vía de la experiencia y la percepción resulta chocante en una cultura de tradición escrita. Lo sabemos.

Pero las ventajas de hacerlo son suficientes como para no dejar de hacerlo y proponerlo. Una de ellas es la de acceder y tomar en cuenta tejidos que aun no hemos podido definir ni clasificar de manera científica. Pero que no por ello dejan de existir y tener un rol en nuestra salud.

Un ejemplo es el, equívocamente llamado «nuevo» órgano, interstitium. Lo nuevo es su descubrimiento por parte de la ciencia, durante el 2018, pero su existencia no debe ser reciente.

Interstitium

Un grupo de científicos afirma haber descubierto un nuevo espacio lleno de líquido dentro del cuerpo humano que podría ser su órgano más grande.

Lo han nombrado interstitium y se encuentra en todo el cuerpo, en todas partes debajo de la piel y entre los órganos. Se había estado ocultando de la vista durante décadas y se encontró por casualidad usando una sonda equipada con una micro cámara. Esto permite para escanear el interior de un cuerpo humano, como si lo hiciéramos con un microscopio. En lugar del tejido conectivo denso habitual que ya se conocía, se han observado cavidades desconocidas de la anatomía humana. Unas bolsas de líquido rodeadas por una red de colágeno tejida por una proteína flexible, llamada elastina.

 

Cuánto sabes del cuerpo humano?

 

El equipo de científicos se dio cuenta de que el descubrimiento del intersticio era posible principalmente gracias al hecho de que se observaban tejidos vivos en lugar de los tejidos muertos. Tradicionalmente, las muestras para ser observadas bajo un microscopio son de tejidos muertos tratados químicamente de los que se han drenado los fluidos, colapsando así el intersticio.

El descubrimiento revolucionario de este nuevo órgano también significa que finalmente se pueden resolver una serie de viejos misterios. Por ejemplo, dónde se encuentran y que son el 20% de los fluidos corporales totales que los científicos aun no tenían identificados.

 

Sarah Gibbens (periodista científica de National Geographic)

 

 

Ciencia y experiencia

Las palabras son un arma de doble filo, igual que son necesarias para completar nuestras experiencias como limitadoras de las mismas. 

Por ello, estos descubrimientos científicos nos entusiasman en dos sentidos. Por un lado nos ayudan a poner palabras a la experiencia corporal, completándola y, muchas veces, inspirándola. Y por otro lado, nos recuerdan todo lo que estando al alcance de la experiencia seguirá siendo, por no sabemos cuanto tiempo, inalcanzable para la ciencia.

En nuestras sesiones online y a través del material grabado tienes la oportunidad de sumergirte en la experiencia del tejido conectivo. De experimentar el conocimiento de la anatomía de forma experiencial que nos hace vivir, y cuidar de nuestra salud, teniendo en cuenta incluso los tejidos que «aun no sabemos que existen».

 

Tere Puig