Los órganos pélvicos son espacios dentro del cuerpo.

Son continuidad explícita de piel. 

 

Y estos dos aspectos marcan una relevante diferencia en el trabajo del suelo pélvico.
 
Lo que llamamos suelo pélvico no es algo plano y absolutamente visible.
 
Si no que es un terreno extenso que nos recorre externa e internamente.
 
 

¿Y qué nos aportan de nuevo estas informaciones en nuestra práctica para el suelo pélvico? 

Nuestro movimiento está íntimamente vinculado a la imagen que tenemos del propio cuerpo.

[En el vídeo que encuentras abajo puedes tener una experiencia muy concreta sobre ello]. 

Tener en cuenta el espacio y la piel abre la zona pélvica al concepto de gesto.

 
Y amplían su movimiento potencial.
 
Ni más, ni menos.
 

¿Alguien te había hablado antes de ello?

En el taller de Movimiento somático para la tonificación del suelo pélvico no hablamos sobre ello, lo experimentamos.

Está a tu disposición.

Te espero,

 

Tere Puig

(Foto de Marine Sintes en Unsplash)

 

 

 

Experimenta cómo lo que piensas de ti modifica tu movimiento.